ESTE BLOG SOLO PRETENDE SER UN BORRADOR,UNA LIBRETA DE APUNTES

miércoles, 18 de abril de 2018

Ve chiquita tu ventana








Asómate, ve chiquita tu ventana
que ya llegaron cantores los gorriones,
saludando al día van los abejones,
mira y contempla ecuánime la mañana
saltando de alegría con la semana.

Suena el albedrío chillón de avellanas
que al llano echan las azacanas ardillas,
ya vence la fiesta en tracas artificias
sumándose manos de artes y pericias
tatuando ancianas calles las albardillas.

Que a lomos de carretas llegan las palmas,
vino, cante, guitarras, en siete aguas
cien gitanos al viento giran enaguas
de cien gitanas agarrando sus talmas,
asómate, ve chiquita tu ventana.

A trote va una roja yegua albazana
llevando la novia, fiesta y alabanzas
que las longevas bendicen, la alborada
con la mirada zarca y enamorada
reitera uniones en sus otras andanzas.

Ay capitán











Ay capitán, al cantar
en la noche serenatas
cántame una de piratas
y que acobarden a la mar,
a las tardes el corazón,
las que a la luz de la luna
yo llore como ninguna
y me hagan perder la razón,
ay capitán, tus cantares
de amor me traigan los mares.

Eres tú (Acróstico)














Eres tú mi hija, amiga y compañera
y no sabes lo mucho que yo te quiero,
recuerdos aún tengo de tu vez primera
esa en la que besé tu rostro el primero,
nunca te olvides de quererme si yo muero.

Puede que tu tiempo aleje nuestras vidas
ésa ausencia de ambos por la circunstancia
recuerdos y risas en las despedidas
entre lágrimas por aquella distancia
zambulle tu destino en crecida infancia.

Reina mía tu eres y siempre serás
omnipresente en éste nuestro presente
donde yo no olvidaré nunca jamás
regalos que tú me diste abiertamente,
ilusión tuve al nacer tu primer diente
ganas que tuve de verte crecer fuerte
unos enormes deseos de quererte
entre mis brazos sostenerte y amarte,
zafiro mío, bandera y estandarte.

¿Te acuerdas?












¿Te acuerdas tú de aquel breve instante
en el que los dos nos conocimos
el querer lo tuvimos delante
y el enamorar lo decidimos,

cuando nos mirábamos sin vernos
como sin tenernos nos tuvimos
la mirada quiso conocernos
y al mirarnos ya nos conocimos?

Acompañados de nuestra lumbre
anduvimos por las calles viejas
y cuando llegamos a la cumbre
perdí tus besos bajo las tejas.

Al tenernos las piernas a oscuras
quisimos encontrar nuestros besos
al buscarlos hicimos locuras
y tuvimos instantes traviesos.

Y como nuestras bocas casaron
y lucharon por su territorio
y se buscaron y se encontraron
llegando juntas al dormitorio.

Una vez hubo un perrito








Una vez hubo un perrito
que andaba solo las calles
se encontraba tan solito
que muy poquito a poquito
se iba comiendo sus ayes.

Como estaba de solito
ni amigos ni compañeros
un día vino un viejito
que quiso ser su amiguito
con sus cariños primeros.

Pero fue un nublado día
que se mantuvo esperando
por la calle oscurecía
su amigo no aparecía
y él de frío tiritando.

Allí estaba aquel canino
esperando que llegara
por otro o cualquier camino
el amable peregrino
que un buen día le ayudara.

El tan amable buen hombre
le hubo dicho y prometido
que hasta le pondría nombre
juntos harían renombre
tendrían vida y sentido.

Un día un lobo en un sueño
dijo que era su ángel guardián,
que su gran amigo y dueño
dejaba hogar aguileño
que al cielo iba capitán.

Y allí quedó lamentado
el pobre ilusionado can,
que se le quedó esperando
de donde las almas van,
que volviera aquel bacán.

De ser aquel perro pobre
quedó así también sin amo,
y de una vida salubre
futura, pasó a salobre
como rosa a cebar ramo.