viernes, 30 de diciembre de 2011

RÍOS DE PRIMAVERA






























La sangre corre por los ríos de primavera
Desbordando las orillas por donde retozan
Ilícitas veredas, guijarros y caricias,
Amados ocultando el cañizal de sus hablas
De palabras encendidas que prenden los labios.

Son alegrías resarcidas, cascadas solas
En su soledad, entre copiosas lluvias de abril,
Prolongando hileras de pura agua plateada
Que la luna en su mismo y puro reflejo duerme.

Ya se agarran cantáridas a tilos y fresnos,
Las cigarras y los grillos a los pinos solos,
Las montañas gurgitan ecos de olvido envueltos,
Las flores cantan a la deriva de los vientos.

Ya se casan los atardeceres con los ríos
De primavera que erigen presencia en la noche,
¡Ah ríos!, por el que trepan su coraje truchas
Para desovar y al que ya emigra el salmón para
Frezar, ¡ah el caudal que aparta el cauce principal
Para el mundo ojear!, ¿y que tal de ese cangrejo
Pendejo que besa su arenal, y del cañizal,
Su guardián, de los cantos y guijarros que suelen
Por ellos solos circundar?, ¡ah ríos, mis ríos!,
Yo que me río al veros pasar con vuestra esencia
Echa cristal y sobre cuya corriente acaba
Depositando vertiente mi solo llorar.