lunes, 16 de enero de 2012

AGRICULTOR DE TODA ÚNICA COSECHA





























Ahora que me envuelven los malos vientos
Ni siquiera me reflejan los espejos,
Tantas ablaciones sobre mi persona
Hacen que parezca un pedazo de tela
Remendada más que un hombre, un montículo
De palabras zurcidas a lumbre y noche,
Quemándose mi vocablo entre la leña.

Soy barquito de papel en manos niñas
Navegando los otoños de las charcas,
En donde una certera piedra me hunde
En el recóndito abismo de mi mismo.

Como periódico, soy alguien a quien
Leen y luego dejan abandonado,
Pájaro que rehúsa nido cumpliendo
Los años, un solo inquilino de nadie,
Como una vieja puerta que nadie cierra,
Una puerta imaginaria que me adentra
La persona en un fantasioso jardín
En el que hablo con todas mis flores bellas.

Y es allí donde siembro solas nostalgias,
Donde crecen semillas de amargas ramas
A las que abrazan hojas secas y pardas,
Las que recojo cada día esperando
Que vuelva otra temporada, donde soy
Agricultor de toda única cosecha.