domingo, 22 de enero de 2012

LA TORMENTA PASÓ
























La hojarasca, principal espectador
De besos novicios, conduce los hilos
De nuestras libertarias almas amadas
En primavera, enamoradas sobre
Todo lecho e incitándose ambas al tacto,
Atrapan sus bocas los leves gemidos,
Jadeos de febril excitación,volcán,
Caricias vienen y van y vienen,tienden
A soñar que pronto están entre locuras.

Músculo retengo, las caricias tornan
Golosos los besos en desmesurada
Pasión que nos provocan, y que tú contra
Mi apretada notas y denotas toda
Satisfacción al navegar el vigor
Precipitada corriente de latidos.

Tú,mi bella flor de pétalos de rosa,
Que cedes el muro de toda inocencia
Tuya desbocando paciencia, siendo tú
Quien lleve el peso de nacer mujer cuyo
Valor admiro, cuando tus labios gritan
Que mi sexo encontró el camino y que ahora
Se halla sometido a tu placer,resistes
Lozana mía embistes de éste mi amor
Tras la ventana del albor, y le gritas
A la cúspide de la pasión,entonces
Se afianza el éxtasis en nuestro sudor
Con vaivenes que como bienes obtienen
Ansiado orgasmo concluyendo batalla,
Susurrando que la tormenta pasó.