lunes, 16 de enero de 2012

ANDO YO LOS CAMINOS






Rescoldos de mi hombría los voy dejando atras,
un pasado en éste presente y casi poco más,
generosos van mis pasos al son de la prisa,
no tengo rumbo ni tampoco tengo destino,
echo la siembra en todo surco de cada tierra
regándola con todas mis risas y alegrías,
asi que son la compañía de mis andares
pequeños retales que recojo del camino.

Por los recodos se estanca mi alma que contempla
nocturnas guitarras en carretas de gitanos
que lloran el son con bailoteos y las palmas,
transeúntes pobres con los nombres en sus talmas,
a vinos indigentes que transitan los bares,
a soldados de antaño recitar arduas guerras
mientras beben atrincherados en las posadas,
amantes tras los ventanales con sus camadas,
a taradas, locas y enajenadas buscando
diamantes cabales en sus ociosos bolsillos
mientras pequeños ladrones chiquillos se ríen.

Ando yo los caminos de inviernos y veranos,
donde tropiezo con los primos,tíos y hermanos
de montañas,de llanuras,de valles y ríos,
llevo en la ropa un pequeño aroma de mi guerra,
en mi rostro olores veteranos de las sierras,
en mi calzado las heridas de los cantales
y en mis labios las canciones de la libertad.