miércoles, 1 de febrero de 2012

OLAS GRISES



















De misterio embargado yo acudo
Al atisbo de mis ojos tristes,
Soñadores son a cejo rudo
Sobre tesoros entre olas grises.

Y donde reposa la hojarasca
Mi pecho brota y se reforesta
De sumisa espuma, cual borrasca
En mis sueños a vaciarse presta.

Mis ojos sin ti navegan
Muriendo hacia el brumoso horizonte,
Donde las olas grises me allegan
Y me convierten en polizonte.

Olas grises lloran a aquel mar
De amor, el que arrancó mi corazón,
Que en deriva puso a navegar
La muerte en su mortal aguijón.

Pues no más que era mi ánima lesa
Por vientos y mareas vencida,
Por mil tempestades echa presa
Mientras moría desfallecida.