lunes, 20 de febrero de 2012

CARTA DE UN DESERTOR




















Señor presidente;
Por la presente le mando ésta mi carta
Esperando que se la juzgue primero
Para luego prenderla en el fuego al gusto
O no de su lectura, siendo atrevida
Su escritura pues osó mi corazón
Mandarla, ya que cree estar con derecho
De pedirle en ella librarse de ésta
Guerra que no lleva razón en el hecho.
_______________________________________
 La única hazaña que he hecho en ésta mi vida
Ha sido mandarle éste correo a simple
Vista ofensiva ésta mi misiva, ruego
Que no me mande matar en la trinchera,
Ya que de ninguna manera ya sirvo
Para guerrear, pues las únicas riñas
Que he disputado yo han sido las del bar
Y me va usted a perdonar pero el sitio
En donde vivo, no corren las noticias
De batalla, solo las de las marujas
Que son y como son donde se las haya.
___________________________________
No nos llega el diario ni otra información
Y sepa que nunca conocí riqueza
Ninguna pero tengo por mis tesoros
Humildad y nobleza y de patrimonio
El matrimonio con mi esposa, señora
Que me ama, que sin ser nada soberana
Reparte sabias caricias en la cama.
Que decir de mis chavales, que hace algún
Tiempo convirtió en hombres toda crudeza
De la tierra que los parió, en la cual
Al igual que yo hice luchan a destajo
Con tormentas y vientos que con bravura
Arrancan la siembra de todos los campos.
Aunque no tengamos cubiertos, nos trinchan
Igualmente la carne nuestras desnudas
Manos que rudas hizo el hambre, que anda
Estos andurriales antes de en pañales
Ir yo, y sé lo que tengo padecido,
Pues desearía así morir por mi amor
A éstas tierras, no por el odio de aquellos
Que ni siquiera conozco, pues no entiendo
De trifurcas ni de banderas, las únicas
Guerras que combato son con mi familia
Y mi huerta, tengo ya bastante castigo.
_______________________________________
Sepa usted que nunca he disparado un fusil,
Lo único más parecido a un proyectil
Que he disparado fue una piedra que hallé
Junto al arado de niño, así pues
No me pida abrir fuego usted ni llevarlo
A hombros, lo único que estoy acostumbrado
A llevar son escombros cuando se hunde
Mi tejado, no tengo valor, yo nunca
Lo he necesitado, el coraje único
Del que presumo a lo sumo es que no falte
El pan en nuestras bocas que a bien o mal
Ni demasiadas ni pocas valentía
Considero el lograrlo, y sepa usted
Que ando desarmado por si decidiera
Mandarme apresar, también quiero que sepa
Que la única arma que yo voy a llevar
Es mi apero de labranza, por si manda
Contra mí ordenanza, sepa logrará
Hacerme preso pero me llevará
Leso, pues yo como usted defenderé
Lo que es mío, tampoco seré culpable
Más que aquellos a los que usted mande al frente.
_________________________________________
Matar, que mas da nombres si mueren hombres
Por su lealtad, cosa que a mí me parece
Una barbaridad, allá cada cual
Crea lo que quiera pues el mundo aunque
Lleno de tontos y espabilados, siempre
Sean soldados quienes sufren ceguera,
De ésta manera hágase un favor y déjeme
Marchar, poco vale su tiempo mi anónima
Existencia, no es que le pida clemencia
Solo la paz, cosa en que ya debería
Pensar y no dejar el pueblo a merced
De balas, cuyas únicas que conozco
Las tiro por las mañanas yo a mis cabras,
Así pues mi señor presidente, digo,
Se despide atentamente; un desertor.