domingo, 11 de marzo de 2012

IMPERIOSA REINA SIERRA
























Imperiosa reina sierra
Vida verde en ti habita
Vive, muere, se marchita
Entre vientos de guerra.

Imperiosa sierra reina
Que sin respeto te pisa
La lluvia que te peina
Y la fuerza de la brisa.

En ti queda grabada
La furia de esos días
Por tormentas alterada
Dejando tierras baldías.

Sierra, cortina blanca
Entre nubes nevada
Madrugar que estanca
Torna la luna aserrada.

sábado, 10 de marzo de 2012

BARQUITO DE LATA







Ondea el mar un barquito
De lata de cuya quilla
Latón sueña ser fragata,
Temperante su bandera
Navega por el coraje
De todas olas que luchan
Por zozobrar leso armazón.

Pero brioso corazón
De hojalata se desborda
Por la pura valentía
Teniendo toda osadía
De retar en queda al mar.

Dicen que en la noche cantan
Al Confín sus tercos remos,
Corta la niebla de mares
La quimera de su apronte,
Cada día zarpa en puerto
Diferente que se deja
Llevar por relente donde
Renace nuevo horizonte.

Ondea el mar un barquito
De lata de cuya quilla
Latón sueña ser fragata,
Y dicen que siempre atraca
Por el puerto de la luna
Que Refleja toda alma
De plata por la marisma.

domingo, 4 de marzo de 2012

MENDIGO
































Triste figura ésta la tuya mendigo,
Gastada por el famélico destino
Que resalta indigente pobre persona
En los tristes días que tu boca vaga.

Te ceba la bondad que acarrean vientos
Que siguen siendo tan mendigos como tú,
_De recodo en recodo voy _, tu me dices,
Cojeando el alma hacia la caridad.

Dime que mismo destino tu cabalgas
Que acaba huyendo por gélidas esquinas
Regurgitando mañanas de lágrima,
Que nacen,mueren en vientre conformado.

Triste figura ésta la tuya mendigo,
Sin reflejos que a ti se te lleven hacia
Rancias travesías que dan abundancia,
Siendo hambre y constancia ese tu amigo mío.

_De recodo en recodo voy _, tu me dices,
Donde la rutina de mismos lugares
Los andares agota en sufrida sombra,
La que te nombra a ti un héroe de las calles.

sábado, 3 de marzo de 2012

VIENTOS

























Las colinas lloran el mudo relente,
Sobre las copas orea ya desnudo
El incipiente celo de olmos y chopos.

Los brazos al cielo los cedros levantan
Entre esos espectaculares serenos
Donde acampan la chulería los yuyos.

Por entre cienos y tormentas camina
El guapo y peinado siseo del roble,
Que enraíza acicalado cerno noble
Donde los vientos transitan su zozobra.