martes, 22 de mayo de 2012

BLANCO CABALLO FANTASMA






























Cabalga solo la noche
blanco caballo fantasma,
crin crespada color sangre,
indomable pura raza.
Ladrón de anónimas vidas,
bufón de los soberanos,
amo de ciegas farolas,
señor entre los monarcas.

Cabalga solo la noche
blanco caballo fantasma,
¡galopa héroe en soledad!,
victorioso en los combates.

Hiedra de las robles venas,
pirata en mares de plata,
dueño de puertos sin nombre,
amigo de la fortuna.

Cabalga solo la noche
blanco caballo fantasma,
trota desnudo las vías,
llevas muerte en los talones,
tu lomo miles de hombres.

lunes, 21 de mayo de 2012

NO LLORES POETA






















Ah de aquel bardo poeta 
que su alma le va embarcada
rehuyendo barahúnda 
la noche seca y baldía,
¿que instruye su parca vida 
toda rota y confundida
a cuya baquía luna 
la barniza de sus sueños?.

Es batelero fruncido 
quien en su lánguida barca
la remolca por océanos,
donde el mar barrabasado
el ánimo le marea
su apática negra chiva 
que a su pena va agarrada.

De una tal Elena cuenta
de la que un buen día fuera
la barraca de su pluma,
que llevó por el barranco
todos sus mil manuscritos
y que éstos pegaron gritos
al esparcirlos al viento.

Cogido al mástil navío
Maldice quien lo navega
y lo rememora e itera
en el barrizal de labios
partisanos que no fueran
batuta de sus jadeos.

Cachazudo desahucia 
su pecho todo derecho
de un inquilino obligado
por ineludible; el luto,
y se decide a su piélago
atender y perdiéndosele
el mirar cadente hacia 
el horizonte le invade 
de calígene su pronto
inexcusable voltante.

Ah de aquel bardo poeta
que por entre solas olas
una sirena le observa 
enamorada y serena,
como emanan de sus labios 
rojos violines sonando
a canto marino y paz.

"No me llores tu poeta,
a mal si que a bien allegan,
parten amores que igual
besan y sienten y duelen,
Que se van y vuelven,vienen,
vienen y se marchan y te
Hieren olvidando echarle
a tu lápida las flores".

LA FIGURA APALILLADA


























A paso de bota avanza 
La figura apalillada,
Anclado entre rancios sueños,
De miserias y neblinas
Cubre emancipado ego.
Sedienta su libertad,
Siendo sola brevedad 
Las palabras que cobijan
Disgusto bajo la lengua.

Sin costumbres, sin sustancia,
Donde la sutil constancia 
De sus viajes le motiva 
Hacia su solo abandono,
Sin la suerte inicia éxodo 
De muerte a las bravas cumbres
Que le niegan primavera.

Deslustrados nubarrones
Echan granizo a su fe,
Vetándole así alentarse,
La figura apalillada
Queda semi arrodillada
A la sola seca hierba.

Y ven sus ojos la adusta 
Noche que luna le niega
A su sola sombra flaca,
Decide asi ser ya nada
Soterrando los parpados
Bajo un nombre ya olvidado.

Y mientras ya se abandona,
Silban sus labios canciones
De un hombre ya desertado.