lunes, 21 de mayo de 2012

LA FIGURA APALILLADA


























A paso de bota avanza 
La figura apalillada,
Anclado entre rancios sueños,
De miserias y neblinas
Cubre emancipado ego.
Sedienta su libertad,
Siendo sola brevedad 
Las palabras que cobijan
Disgusto bajo la lengua.

Sin costumbres, sin sustancia,
Donde la sutil constancia 
De sus viajes le motiva 
Hacia su solo abandono,
Sin la suerte inicia éxodo 
De muerte a las bravas cumbres
Que le niegan primavera.

Deslustrados nubarrones
Echan granizo a su fe,
Vetándole así alentarse,
La figura apalillada
Queda semi arrodillada
A la sola seca hierba.

Y ven sus ojos la adusta 
Noche que luna le niega
A su sola sombra flaca,
Decide asi ser ya nada
Soterrando los parpados
Bajo un nombre ya olvidado.

Y mientras ya se abandona,
Silban sus labios canciones
De un hombre ya desertado.