domingo, 29 de julio de 2012

PROMESAS





























Una vez hubo un perrito                
Que andaba solo las calles,          
Se encontraba tan solito                   
Que muy poquito a poquito              
Se iba comiendo sus ayes.                 

Allí estaba aquel canino,                 
Esperando que llegara                      
Por otro o cualquier camino,           
El amable peregrino                         
Que un buen día le ayudara.            

Aquel amable, buen hombre,            
Le hubo dicho, prometido,               
Que hasta le pondría nombre,          
Juntos harían renombre                   
Por la vida sin sentido.                    

Pero un día de muy buen sol,           
Junto al lado del sendero                
Se le apareció un caracol,                 
Con su cáscara de charol,                 
Igual que los del tendero.                

Y como si fuera un sueño
Dijo que era su ángel guardián,
Que su gran amigo y dueño
Dejaba monte aguileño
Para en mar ser capitán.

Y allí quedó lamentado
El pobre desahuciado can,
Que se quedó sentenciado
Allá donde las almas van,
Que volviera aquel bacán.

De ser aquel perro pobre
Quedó así también sin amo,
Y de una vida salubre
Futura, pasó a salobre
Como rosa a cebar ramo.

No fiarse de las promesas
Que a buen recaudo te ponen,
Nunca se sabe si esas
A aspirantes a princesas
Son las que a veces proponen.